14.3 C
Paraná
jueves 20 de junio de 2024

Estrés y canas: un estudio revela la verdad sobre su origen

Un médico de la Universidad de Harvard explicó la relación entre el estrés y el cambio en la pigmentación del cabello.

Publicado el

En muchas ocasiones, suele asociarse como rasgos propios del envejecimiento prematuro a las canas o a las arrugas con el estrés. De hecho, no fueron pocas las comparaciones que se realizaron con la apariencia de los presidentes al comenzar su gestión con la imagen de desgaste físico que demuestran al finalizar su mandato. Sin embargo, expertos de la Universidad de Harvard sostuvieron que si bien la tensión excesiva puede acelerar los procesos que convierten el cabello de color grisáceo, no son la causa directa.

En los humanos, la mayoría de las canas no están relacionadas con el estrés. De hecho, el cabello en realidad no se ‘vuelve’ gris en absoluto. Una vez que un folículo piloso produce cabello, se fija el color. Si un solo mechón de cabello comienza siendo castaño (o rojo, negro o rubio), nunca cambiará de color (a menos que te tiñas el cabello)”, explica Robert Shmerling en un artículo publicado en Harvard Health Publishing.

En el texto, el reumatólogo estadounidense, agrega: “Los folículos pilosos producen menos color a medida que envejecen, por lo que cuando el cabello pasa por su ciclo natural de teñirse y regenerarse, es más probable que crezcan canas después de los 35 años. La genética puede jugar un papel en cuándo comienza esto”.

Asimismo, en el sitio de divulgación científica de la facultad de Medicina de Harvard explican que si bien estar bajo estrés no produce el cambio del color de los mechones del cabello, puede desencadenar una afección común llamada efluvio telógeno, que hace que el cabello se caiga tres veces más rápido de lo normal.

“El cabello vuelve a crecer, por lo que la condición no causa calvicie. Pero si eres de mediana edad y tu cabello se cae y se regenera más rápido debido al estrés, es posible que el cabello que crece sea gris en lugar de su color original”, precisa Shmerling.

En su artículo, el profesional también recordó un estudio realizado en ratones en 2020. En aquella oportunidad, un equipo de científicos de la Universidad de Harvard descubrió que en los roedores sometidos a estrés convirtieron su pelaje en color gris.

El estudio, publicado en la revista Nature, demostró la relación entre el sistema nervioso y las células madre. De hecho, el equipo de investigación formuló una hipótesis que sostenía que el estrés causaba una respuesta autoinmune y terminaba por atacar a las células que producen los pigmentos.

Aunque Shmerling explicó que “no está claro si esto se aplica a los humanos y con qué frecuencia juega un papel en el envejecimiento del cabello”.

Con todo, la aparición de canas no solo puede relacionarse con el envejecimiento. De hecho, hay una serie de enfermedades que están asociados con su aparición. “A veces el cabello canoso indica una enfermedad, especialmente si ocurre a una edad particularmente temprana”, indica el reumatólogo.

Entre esas patologías, el doctor mencionó la deficiencia de vitamina B12; la neurofibromatosis (también llamada enfermedad de Von Recklinghausen): este grupo de enfermedades hereditarias provoca el crecimiento de tumores a lo largo de los nervios y el desarrollo anormal de los huesos y la piel; esclerosis tuberosa: una afección hereditaria poco común que causa tumores benignos en múltiples órganos; enfermedad de tiroides o, entre otras, vitíligo.

Más leídas

spot_img

Más noticias

Nacionales

Deportes

Espectáculos