14.2 C
Paraná
sábado 15 de junio de 2024

Los rasgos de una persona hipocondríaca: la idea obsesiva de tener una enfermedad grave

Se trata de una obsesión por el cuidado de salud. Suele hacer múltiples consultas médicas por su excesiva preocupación. Los síntomas que permiten identificarla.

Publicado el

Una persona con hipocondría es una persona que tiene una excesiva preocupación y temor de estar enferma. Puede tener síntomas o no, pero eso no es la clave, la clave es la preocupación por la enfermedad, lo que la puede orientar a dos conductas.

En primer lugar, pueden tener una obsesión por el cuidado de la salud. Esto implica la necesidad imperiosa de visitar a los profesionales médicos, y se traduce en múltiples consultas por temor a ver qué es lo que le puede pasar. Son personas que peregrinan de consultorio en consultorio buscando distintas opiniones aunque no tengan nada grave.

En el segundo caso, es tal el miedo a estar enfermo que prefiere no ir al médico, para que no le descubran algo y no enterarse si tiene alguna afección o dolencia.

En algunos casos, la hipocondría se superpone con el toc, el trastorno obsesivo compulsivo. La película Mejor Imposible con Jack Nicholson, lo muestra muy bien, Una persona con hipocondría está obsesionada con su salud, es una persona que tiene como eje principal de su conversación los males que pueden tener que, generalmente, son imaginarios.

Esta conducta no es fácil de tratar porque la persona no busca ayuda, porque está segura de que tiene un problema.

Síndrome de Münchausen

Vinculado con la hipocondría existe un trastorno severo, el síndrome de Münchausen. En estos casos, la persona se provoca enfermedades, no para obtener una ventaja, sino que lo hace porque tiene alterado su sistema nervioso.

Una persona con el síndrome de Münchausen finge compulsivamente distintas enfermedades, y muchas veces llega a inocularse un virus, un cultivo o un toxina para crearlas. Tiene fiebres inexplicables, dolores persistentes y magulladuras. Entre los síntomas más comunes que presenta se cuentan los problemas respiratorios, las convulsiones, las alergias, el dolor abdominal y los desvanecimientos.

Una segunda forma de este síndrome es el Münchausen por proyección, o por poderes: el enfermo inventa, finge o crea los síntomas en otra persona. Son personas que lastiman o enferman a otra persona y le hacen creer al médico que esa persona se ha lastimado. Suele ocurrir con padres o madres y sus hijos, o adultos con algún menor a cargo.

Hay que estar muy atento con estas personas, por eso de esos trastornos en los que la persona no sufre, hace sufrir a los demás.

Alberto Cormillot para Infobae

Más leídas

spot_img

Más noticias

Nacionales

Deportes

Espectáculos